25 oct. 2009

Fotolog 10/05/09



Hay muchos tipos de espejo y muchas maneras de mirarse en ellos.

Algunas personas se miran mucho al espejo preocupadas de su aspecto externo. Pasan la vida sin conocer el interno, lo rico o pobre que sea

Otras no tienen costumbre de mirarse, y cuando pasan los años y una vez por casualidad vuelven a verse reflejadas, se sorprenden de los cambios. Se preguntan quien es en realidad la persona que ven en el espejo porque no la conocen, ni saben qué fue de la de antes.

Hay quien se mira en el espejo del tiempo, pasado o futuro, y ve lo que fue o lo que quiere ser, mientras hipnotizada por esas imágenes deja su vida presente pasar inadvertida.

Algunas usan espejos que deforman la realidad, recibiendo así una semblanza falsa, a veces confortable, otras veces torturadora.

Personas que se miran en otras también las hay, también. Unas proyectan su imagen o sus deseos sobre la vida de otras, en un esfuerzo por perpetuarse y mejorarse. Otras sustituyen su imagen por la de la persona en quien se reflejan, tomando de aquella todo lo que se les acomoda hasta que ya no se sabe quien es quien.

La mayoría de las especies animales no se reconocen ante un espejo.
El ser humano si puede, a partir del año y medio de edad, se supone.
Algunos se reconocen más tarde. Algunos nunca.

En el frontispicio del templo de Delfos, se podía leer:

Gnosti te auton

Nosce te ipsum en latín; Para nosotros, conócete a tí mismo.
De esto hace más de 20 siglos.


Foto: 15-04-09 13:00 Helsinki

No hay comentarios: